Muere el actor Corey Haim


Durante la última ceremonia del Oscar pudimos ver a varios de los que fueran los juveniles de los años ’80 a partir de un homenaje al director John Hughes, uno de los que forjaron a gran parte de las estrellas de esa generación. Para todos aquellos que ya se encuentran en la treintena o en el borde, Corey Haim fue también uno de los más conocidos integrantes de esa camada que tomó por asalto el cine.

Casi olvidado como actor profesional, salvo algún que otro papel en producciones menores, Haim se convirtió en una suerte de icono en estos últimos años, y eso incluye hasta una popular dedicatoria que le hizo The Thrills.

Esta mañana algunos medios estadounidenses han dado a conocer su fallecimiento a causa de un aparentemente a una sobredosis accidental de drogas en Los Angeles. El actor tenía 38 años y venía batallando contra esta adicción desde hacía varios años.

Haim experimentó su época de mayor popularidad en la segunda mitad de los ’80, cuando dejó de ser el niño casi figurante en las escenas de casa y fue protagonista de cintas de humorada juvenil u otras un tanto más pasadas de rosca como la recordada The Lost Boys, esa historia de pandillas vampíricas en la que Haim atestiguaba y rechazaba la presencia de estos monstruos que rondaban su casa como si fueran el pretendiente de su madre.

Otras dos películas suyas que sin dudan recordamos muchos son Lucas, una historia juvenil harto repetida en televisión y que fue ganando terreno como una especie de clásico romántico a pesar de que su estreno estuvo muy lejos de ser un suceso; y Licencia de conducir, comedieta en la que hacía dúo junto al también muy recordado Corey Feldman, que habría de pasar por la misma decadencia que su tocayo.

El buen Corey no habrá sido un personaje fundamental en la historia del cine norteamericano, ni hollywoodense, pero si de nuestros recuerdos de la pubertad, con eso basta.