La señal del terror (2007)


La señal del terror (The Signal) es una curiosa película que se alinea al cine que fusiona pastiche con reflexión, un poco a la manera de lo que fue Planeta terror de Robert Rodriguez y en general todo el proyecto Grindhouse que éste elaborara junto a su amigo Tarantino y otros más, incluidos sus descocados falsos tráiler. A decir verdad la historia de La señal del terror -estrenada casi al mismo tiempo que esa millonaria irreverencia de Hollywood- parece la ampliación de esas pequeñas intrigas anunciadas entre gritos y cinefilia desbordada por las pelas Serie B, aunque las cosas tampoco lleguen a tanto. Pero la idea misma es interesante, como también lo es la forma en la que compartieron responsabilidades sus tres guionistas y jóvenes directores.

Dividida en tres capítulos o actos que a su vez hacen referencia a distintas modalidades del gore, o en extensión del splatter film, La señal del terror da cuenta de uno de esos virales procesos de alienación que convierten a los vecinos, amigos y amantes en zombies destructores. No son tanto los misterios del organismo los gestores de la epidemia sino una extraña transmisión de abstractas y perturbadoras texturas que se apoderan de la televisión y la radio. Pretexto más que metáfora para que se nos plantee el esquema básico de un thriller. Hay una doncella en peligro, un caballero al rescate, y un villano que cosecha la mayor cantidad de víctimas; mientras todos ellos atraviesan un contexto citadino apocalíptico pero bastante austero en comparación de las películas a las que remeda y estudia como 28 días después o el remake de El amanecer de los muertos.

Pero la misma modestia de producción de La señal del terror la hace ganar algo de atractivo en su apariencia trasgresora. Eso incluye someramente a su uso muy camp del humor y sus referencias a la paranoia de la dominación masiva o las metamorfosis humanas en tiempos de la hipertecnología. No estamos ante un Videodrome, pero si ante una película que hace de la experimentación la base de su teatro de los horrores postmodernos, que en sus peores momentos solo puede llegar a ser candoroso. Porque si hay algo en lo que no se muestran muy hábiles sus debutantes directores (David Bruckner, Dan Bush, Jacob Gentry) es a trabajar la modulación de ritmos y tonos de las que están hechas algunas de las mejores parodias del horror guiñolesco, desde Braindead a Shaun of the Dead.

Por ello lo mejor de la película es la primera parte, en la que se reducen todos los matices que se intentan poner en práctica después, para narrar el desconcierto con el que Mya (Anessa Ramsey), la protagonista, va atestiguando el trastorno a su alrededor, la violencia y la confusión. Con el plan de abarcarlo todo acerca del subgénero, La señal del terror exhibe con mayor claridad sus limitaciones creativas a partir de la ingenua forma en la que intenta hacer comedia negra en la segunda parte y como se alinea con las producciones para video rent en los deslucidos minutos finales.

Tratando de venderse como una de esas películas independientes y originales con las que intentan hacer su presentación varios aspirantes a la gran industria, La señal del terror funciona, pero solo a medias en todo. Tal vez el único momento en el que la ocurrencia les sale notable es cuando uno de los camaradas, luchando con el enemigo externo y con el interno, intenta sacarle respuestas a la cabeza de su propia víctima. Enajenación y esquizofrenia que pudo haber dado una vuelta de tuerca al universo forjado por George A. Romero, otro que hubiese sido mucho más cercano a los miedos sobre la telecomunicación en el espacio de lo ordinario. Pero era pedirle demasiado a un proyecto preocupado más por lo superficial, por sus costuras y sus tics.

The Signal

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>